Algoritmo Internet
Ordenadores y Portátiles
Algoritmo Internet
Algoritmo Internet

¿Qué algoritmo en Internet podría ahorrar dinero las compañías?

Las grandes compañías de Internet tienen un buen número de costes. Tienen los mismos gastos que otras compañías tienen – espacio de oficina, nóminas, gastos y beneficios por dar algunos ejemplos. Y aparte de todo esto, tienen un gasto que la mayoría de otras empresas no tienen: los centros de procesamientos de datos, también referidos como CPDs. Estos sitios son donde las compañías de Internet mantienen sus servidores y equipos de red. Dependiendo de la compañía, un solo centro de procesamiento de datos  puede tener cientos o incluso miles de servidores colocados en armarios conocidos como racks. Por ejemplo, grandes compañías como Google, tienen varios de estos centros  en diferentes localizaciones geográficas. Estos servidores son los corazones de las compañías de Internet. Proveen de información y servicios a los usuarios y clientes.

Los CPDs son también bastante caros. Las compañías tienen que comprar o alquilar el espacio para poder poner los servidores, y por supuesto, las máquinas por si mismas cuestan dinero. Aun así, lo que realmente cuesta dinero y crea grandes facturas a estas compañías son las facturas de energía utilizada. La mayoría de los centros de datos consumen mucha energía. No solamente son los servidores los que consumen mucho. Los servidores generan calor según están en funcionamiento, y si se calientan demasiado, se paran. Este es el motivo por lo que los centros de datos normalmente tienen un buen sistema de refrigeración para que funcionen perfectamente.


Sin embargo, estos sistemas de refrigeración también exigen tener garantizado una fuente de energía, y por tanto contribuyen a aumentar la factura de la energía consumida. Exactamente el como muchos de estos centros consumen energía es un asunto de debate. Según la demanda aumenta, las compañías van añadiendo capacidad a los centros de datos. Esto significa que el coste de la electricidad podría ser una preocupación en el futuro. Sin embargo, un grupo de expertos de la MIT, la universidad de Carnegie Mellon y el desarrollador  de aplicaciones Web Akamai, podrían tener la solución en forma de algoritmo.

¿Cómo se puede reducir la propia factura de consumo eléctrico? Se puede intentar apagar aparatos eléctricos que no se estén usando. Se pueden sustituir dispositivos de alto consumo por versiones más modernas que no gasten tanto. Pero lo cierto es que esta factura también dependerá mucho del precio que tengas las compañías eléctricas en ese momento. Como se ha dicho antes, las compañías de Internet pueden tener múltiples centros de datos en diferentes zonas geográficas, y algunas pueden estar alrededor del mundo. Lo cierto es que los precios de la electricidad pueden variar dependiendo de la zona geográfica y el lugar donde se encuentre el centro de datos, y esto puede pasar incluso de un día a otro.

Si una compañía pudiera conmutar operaciones de un centro a otro, podría beneficiarse de algunos de estas variaciones a la baja. Esto podría ahorra a la compañía millones de dólares o euros. Algunos expertos estiman que los sistemas existentes podrían reducir los costes de energía hasta un dos por ciento. De todos modos, para que esto pueda hacerse, la compañía debe tener varios centros de procesamiento de datos. También deben tener redundancia, es decir, asegurarse de que hay múltiples copias de un sistema, por lo que si una o varias máquinas dejan de funcionar, el servicio se cambiará a otro sistema sin interrumpir el servicio.

También se necesitaría una apreciable diferencia entre la energía consumida por un sistema mientras está operando con una carga máxima y cuando está sin ningún consumo. Si un centro consume la misma energía cuando está en reposo que cuando está a su máxima capacidad, no tiene ningún sentido conmutar entre sistemas.

Los expertos han creado un algoritmo que podría identificar los precios más económicos a través de varias regiones, y enrutar el tráfico a los centros de datos que mejor se ajusten al precio en ese momento. El consumo de energía actual no cambiaría, pero se salvarían costes para las empresas usando este algoritmo de Internet. Para beneficiarse de este algoritmo, las compañías de Internet deberán asegurarse de que pueden conmutar el tráfico de un centro a otro sin afectar el servicio. También tendrían que construir nuevos centros de datos para asegurar la redundancia (si no la tienen).

Estas conmutaciones de tráfico pueden significa alargar las distancias físicas entre los clientes y los servidores, lo cual podría también afectar al rendimiento. Las compañías tendrán que equiparar el ahorro en consumo de energía con el impacto que puede tener en los usuarios.

Leer mas artículos relacionados