Ordenadores y Portátiles
Brazo robótico
Brazo robotico

¿Cómo funciona un brazo robótico?

Continuando con nuestro artículo sobre los robots y su funcionamiento, veremos como funciona un elemento característico en este mundo que posiblemente ya conozcamos. El término robot viene de la palabra checa robota, generalmente traducida como “fuerza laboral”. Esto describe a la mayoría de los robots bastante bien. La mayoría de robots en el mundo están diseñados para trabajos manuales pesados y repetitivos. Manejan tareas que son difíciles, peligrosas y aburridas para el ser humano. Uno de los robots de estas características más populares es el brazo robótico. Un brazo robótico común está hecho de siete segmentos unidos por seis articulaciones o juntas. El ordenador controla el robot rotando varios motores individuales (algunas brazos robot más grandes utilizan sistemas hidráulicos). A diferencia de los motores ordinarios, este tipo de motores se mueven en incrementos exactos. Esto permite al ordenador mover el brazo de una forma muy precisa, repitiendo exactamente el mismo movimiento una y otra vez. El robot usa sensores de movimiento para asegurarse de que se mueve justamente lo necesario.

Un robot industrial con seis juntas se asemeja de alguna manera a un brazo humano – tiene la equivalencia de un hombro, un codo y la muñeca. Normalmente, el hombro está montado en una base con una estructura fija en lugar de un cuerpo móvil. Este tipo de robot puede pivotar de seis maneras diferentes, lo que se suelen definir como de seis grados de libertad. En comparación, un brazo humano tiene siete grados de libertad. El trabajo del brazo es moverte mano de un sitio a otro. De forma similar, el trabajo del brazo robótico es mover un dispositivo mecánico final de un sitio a otro. Se pueden poner varios tipos de dispositivo final dependiendo de lo que se esté haciendo o realizando. Un dispositivo típico es una versión simplificada de una mano humana, la cual puede agarrar y transportar distintos objetos.


Las manos robóticas tiene integradas sensores de presión que le dicen al ordenador como de fuerte está presionando un objeto determinado. Esto impide que el robot deje caer o rompa lo que está llevando. Otros dispositivos pueden ser destornilladores, dispersores de pintura o sopletes. Los robots industriales están diseñados para hacer exactamente la misma cosa en un entorno controlado, una y otra vez. Por ejemplo, en las cadenas de producción se usan para realizar una tarea concreta cuando un producto llega a ese punto de la cadena, como puede ser poner una tapa a un envase o atornillar un objeto. Para enseñarle a realizar su trabajo, un programador debe guiar el brazo a través de los movimientos. El robot almacena la secuencia exacta de movimiento en su memoria, y lo hace una y otra vez cuando es necesario.

La mayoría de los robots industriales trabajan en líneas de ensamblaje poniendo todas las piezas de coches y máquinas juntas. Los robots pueden hacer este tipo de trabajo de una forma más eficiente que los humanos, porque son mucho más precisos. Siempre hacen la tarea de una forma exacta sin variaciones, ajustan tuercas y tornillo con la misma fuerza y no se cansan, sin importar las horas que lleven trabajando. Existen robots de este tipo dedicados exclusivamente a la industria de los ordenadores, los cuales tienen una increíble precisión para manejar diminutos microchips. En la siguiente parte del artículo veremos como son los robots móviles y las posibilidades que tienen. Lo puedes ver pulsando aquí.

Leer mas artículos relacionados