Ordenadores y Portátiles
Configurar firewall
Configurar firewall

Como configurar tu firewall

Los firewall son unos elementos que son se pueden configurar y personalizar. Esto significa que puedes añadir o quitar filtros basándote en varias condiciones. Algunas de ellas son:

Direcciones IP – Cada máquina en Internet es asignada con una única dirección identificativa llamada dirección IP. Tienen 32 bits que normalmente se expresan como cuatro octetos separados por puntos. Una dirección IP típica es algo como esto: 213.45.65.32. Por ejemplo, si una cierta dirección IP fuera de la compañía está accediendo sospechosamente a información interna, el firewall puede bloquear todo el tráfico desde o de esta dirección IP.

Nombres de dominio – al ser difícil recordar tantos números que forman las direcciones IP y porque estos números pueden cambiar, los servidores en Internet tienen nombres leíbles llamados nombres de dominio. Esta conversión la hacen los llamados DNSs y los firewalls de las compañías pueden también bloquear el acceso a ciertos nombres de dominio o permitir solo algunos.

Protocolos – El protocolo en un firewall es la manera de que alguien accede a un servicio usando ciertos números de puerto o “entradas” a ciertas aplicaciones. Ese “alguien” suele ser un programa de ordenador como por ejemplo un navegador. Los protocolos normalmente describen como el cliente y el servidor tendrá una “conversación” al conectarse. Para hacernos una idea, el protocolo utilizado en nuestros navegadores es http. Algunos de los protocolos que puedes configurar en el firewall son:



  • IP – Es el sistema principal para entregar información sobre la Internet.
  • TCP – Se usa para partir y volver a unir información que viaja por Internet.
  • http – Se usa en las páginas Web.
  • FTP – El protocolo FTP se usa para subir y descargar archivos de un sitio a otro.
  • UDP – Se usa para información que no necesita respuesta de vuelta, como por ejemplo el “streaming” o el uso de audio o video en tiempo real por Internet.
  • SMTP  - Es el que se usa en el correo por Internet.
  • Telnet – Para poder conectarse a una máquina y realizar comandos de forma remota.
  • ICMP – Los usan ciertos elementos de red para intercambiar información con otros dispositivos.

Cualquier máquina o servidor hace que sus servicios estén disponibles en Internet usando unos puertos numerados, uno para cada servicio disponible en el servidor. Por ejemplo, si un servidor tiene habilitado http y FTP, entonces normalmente estará habilitando el puerto 80 para la Web y el puerto 21 para FTP. Una compañía puede que no esté de acuerdo con un acceso generalizado y decida permitir solo a dos o tres personas para que puedan utilizar FTP.

Un firewall puede también filtrar ciertas palabras y frases. Lo hace buscando dentro de cada paquete IP para analizar la información y compararlo con una lista que tiene configurado. Se pueden incluir todo tipo de variaciones y combinaciones, por lo que es una poderosa herramienta para filtrar información.

Algunos sistemas operativos vienen con un firewall instalado. Si no es así, existen muchos software de firewalls que podemos instalar incluso de forma gratuita. Si tenemos varios ordenadores en casa y uno de ellos tienen la conexión a Internet por donde salen los demás, este ordenador sería el adecuado para instalar el firewall ya que se consideraría el gateway o pasarela a Internet. Con un firewall hardware, la propia unidad de firewall se considera el gateway casi siempre. Este tipo de firewalls son considerado muy seguros y los precios varías dependiendo para lo que lo queramos. Los más comunes utilizados en casa, vienen incluidos con un router y puertos ethernet para conectar algunos PCs.

En el siguiente artículo hablaremos de porque son tan necesarios los firewalls en el Internet de hoy en día. Lo puedes ver pulsando aquí.

Leer mas artículos relacionados