Disco SSD
Ordenadores y Portátiles
Disco SSD
Disco SSD

¿Qué es un disco SSD?

Un SSD es un disco de estado sólido (solid-state drive) el cual también es referido normalmente como disco flash. Es un tipo de disco duro aunque su formato es bastante más diferente a los discos duros que todos conocemos. En primer lugar, un SSD usa un tipo de chip de memoria que tiene unos receptáculos que puede ser escritos y borrados con datos, incluso si el dispositivo está apagado. Para tener una idea más clara de lo que es, podemos pensar en ello como un primo lejano de la tarjeta de memoria tradicional que todos conocemos. Al igual que los discos estándar, los discos SSD usan un área especial para cachear memoria. Esto sirve para mejorar y aumentar las velocidades de procesamiento al guardar datos que se necesitan de forma repetida. Con los datos a mano en el caché, no necesita ser extraído del área de almacenamiento principal cada vez que se necesite.

Algunos discos SSD usan un caché que es volátil, mientras otros usan uno que no lo es. El primero requiere una fuente de alimentación para poder retener datos, al igual que ocurre con la memoria RAM. El segundo tipo retiene datos incluso sin energía. SSD tiene muchas ventajas sobre los discos tradicionales que conocemos. El tiempo de búsqueda se reduce mucho, lo que hace este sistema mucho más rápido. Al ser de estado sólido, no tiene partes móviles que puedan dar problemas o funcionar mal, y por tanto no genera calor. También es más ligero que un disco estándar, más eficiente con el consumo de energía y más silencioso. También es más duradero. Si se cae al suelo o recibe un golpe, es menos probable que se rompa comparado con otro tipo de discos.


Sin embargo, hay algunos inconvenientes si comparamos los SSD con los discos duros que siempre hemos utilizado. La mayoría de los SSD tienen un tiempo de escritura más lento que los discos estándar, aunque esto puede variar dependiendo del tipo de memoria flash usando y el número de chips. Los discos estándar son también relativamente menos caros que los SSD, aunque en los últimos años los precios han caído bastante. Otra desventaja es que los SSD tienen un tiempo de vida o ciclo más reducido. Los discos duros tradicionales suelen durar más años en promedio. Lo cierto es que mucha gente cree que este tipo de memoria finalmente sustituirá a la tecnología de los discos duros que usamos normalmente. Cuando esto pase, estos inconvenientes posiblemente ya estén solucionados o al menos mejorados. Las ventajas también crecerán según la tecnología vaya mejorando según los expertos.


Leer mas artículos relacionados