Ordenadores y Portátiles
Diseño web profesional
Diseño web profesional

Trabajar en el diseño Web profesional

Convertirse en un diseñador Web por cuenta propia y ganarse la vida de esta manera, es un sueño que tienen muchos diseñadores, aunque se necesita algo de talento, estudio del negocio, compromiso y tiempo. Cuando alguien se dedica a este negocio de forma autónoma, puede saturarse de información y la cosa se puede complicar un poco, y de hecho mucha gente se puede desmoralizar si no se organiza bien. Teniendo en mente que mucha gente ya tendrá algunos conocimientos en el mundo del diseño Web profesional y puede que ya esté pensando en hacerse autónomo, esta rápida guía puede ser de ayuda tanto para los que están viendo como introducirse en este mundo, y los que ya han dado sus primeros pasos. Se intentará cubrir los aspectos más importantes de cómo hacerlo en términos muy generales para no confundir, y los detalles en cada uno de los apartados los tendrá que hacer el que quiera dar el paso para trabajar en el diseño Web profesional.

Lo primero es hacer el análisis e investigación necesarios. Uno de los primeros pasos necesarios en ser autónomo para cualquier trabajo, y por supuesto el diseño Web profesional, es saber lo que va a ocurrir. Esto tiene que ver con los cambios que supondrá para nosotros, lo que tendremos que hacer, lo que vamos a necesitar, etc. Es decir, tenerlo todo bastante claro para que nada nos coja de sorpresa, ni por el tema administrativo ni el personal. Ganar dinero por nuestra cuenta es algo que muy atractivo aunque por lo general, al principio se gana menos dinero de lo que se gana en una compañía (luego la cosa puede cambiar). Por tanto, ¿que son las cosas básicas que vas a necesitar nada más empezar?


Lo cierto es que para ponerte en marcha puedes empezar pensando en ciertas cosas que son imprescindibles, aunque harán falta más según se vaya avanzando. Para hacer una primera lista de elementos necesarios, podemos incluir lo siguiente:

1) Un nombre de dominio y unos servicios de alojamiento Web

2) Tarjetas de presentación para el negocio y otro material orientado a marketing

3) Software para realizar tu trabajo (aquí luego se puede entrar más en detalles)

4) Un lugar de trabajo y material de oficina para trabajar de forma totalmente operativa

5) Suscripciones a uno o varios sitios de recursos Web, que pueden ser páginas Web de fotos, scripts, plantillas, etc.

Aparte de todos estos puntos, considera tener recursos económicos de sobra para un caso de emergencia y poder subsistir por una buena temporada si el dinero tarda en entrar. En este punto no se necesita un presupuesto formal, pero es una buena idea valorar los números de meterse en un negocio por tu cuenta y poder mantenerlo. La mayoría de las veces, los diseñadores web tienen que juntar una buena cantidad de dinero antes de empezar su carrera en solitario y dejar su trabajo diario. Es importante primero informarse de los impuestos y tasas que se tendrán. Al variar tanto las leyes y las circunstancias personales, es algo que conviene tener muy claro antes de empezar.

Otra de las cosas que hay que valorar es el tiempo que vamos a dedicar a nuestra nueva actividad. Un horario más específico puede ser organizado después, pero no cuesta nada hacer una planificación previa. Considera el tiempo con la familiar, eventos sociales, responsabilidades ajenas al negocio de diseño Web profesional que quieres hacer, o en algunos casos los estudios. Si no es un buen momento para hacer un cambio de este tipo, puede que dedicarse a tiempo completo no sea una buena idea. Algunas veces es mejor buscar el momento adecuado que luego no arrepentirse. Dicho de otra manera, hay que estar seguro antes de dar el paso. Si no lo vemos claro por el momento, nos podemos marcar una fecha para hacerlo e ir preparando todo para dicha fecha. Lo siguiente es hacer de nuestro negocio una marca. Lo veremos en el siguiente artículo que puedes ver pulsando aquí.

Leer mas artículos relacionados