Ordenadores y Portátiles
Dispositivos de red
Dispositivos de red

¿Qué entendemos por dispositivos de red?

Los dispositivos de red son usados para conectar ordenador y otros dispositivos electrónicos para que puedan compartir archivos y recursos, como pueden ser impresoras o cualquier otro equipamiento que podemos usar en una oficina o en casa. Los dispositivos usados para poner en marcha una LAN son los tipos de dispositivos de red más comunes. Como se ha comentado en otros artículos, una LAN necesita en su entorno un router, cables, tarjetas de red, tecnología inalámbrica si se quiere, y si se requiere una salida a Internet, algún tipo de modem o router para dar este acceso. Para alguien que es nuevo en el mundo de las redes de ordenadores, todo esto le puede parecer algo complicado, pero la realidad es que es mucho más fácil de lo que parece.

En una red, un ordenador es diseñado como un servidor y los demás como clientes. El servidor es conectado a un dispositivo externo (un switch, hub o algo parecido) donde los clientes se conectan a su vez. Ahora que los ordenadores tienen un punto de conexión en común, el equipo intermedio puede pasar tráfico en ambas todas direcciones. Para direccionar este tráfico, se usa un router, que es se puede pensar como una especie de guardia de tráfico que dirige la información entre los ordenadores. Esto suena bien, pero ¿Cómo diferencia los ordenadores entre sí? La respuesta es que cada ordenador debe tener una tarjeta de red instalada.


Las tarjetas de red son dispositivos de red, y contienen cada una de ellas una dirección única. En una red cableada, se utilizan unos cables Ethernet para hacer la interconexión entre las tarjeras de red y el dispositivo de unión. Las tarjetas de red se identifican entre ellas enviando todas las peticiones al router con esa dirección única incluida. El router “lee” el origen y destino de estas direcciones, y hace los envíos en la forma apropiada.

En otros tipos de red, todas las peticiones hechas en la red local son difundidas por el router a todas las máquinas en la red, pero solo la máquina con la dirección que coincide es la que responde. Sin embargo, esto no es seguro porque otros ordenadores en la red pueden capturar tráfico que no les pertenece. Por este motivo, ya hay dispositivos de red que hacen esta tarea de un modo más preciso y fiable.

Como se ha dicho antes, el acceso a Internet también se puede incluir en una red interna. Una sola conexión puede ser compartida por todos los ordenadores dentro de una red. Cuando esta conexión está disponible, el router no solo direcciona tráfico a la red local, sino que maneja las peticiones hechas a Internet y también las respuestas. El router actúa como una pasarela a Internet, y también puede servir como un firewall para mantener todo el tráfico controlado y seguro. De todos modos, siempre es buena idea poner un firewall dedicado solo para esta tarea. El dispositivo de red que nos da acceso a Internet puede ser un modem, otro router dedicado más pequeño o incluso el propio router de la LAN. Esto depende del proveedor que suministra este acceso de red.
Cuando se está configurando una red del tipo que sea, todos los dispositivos de red deben ser compatibles. Si se está poniendo en marcha una red con cables Ethernet, las tarjetas de red deben soportar estos cables. Si se quiere una red inalámbrica, todos los dispositivos no solo deben configurarse para un uso inalámbrico, sino que deben “hablar” los mismos protocolos.


Leer mas artículos relacionados