Ordenadores y Portátiles
Dispositivos GPS
Dispositivos GPS

Miniaturizar los dispositivos GPS

Siguiendo con nuestro artículo sobre los relojes GPS y como funciona esta tecnología, veremos como se pensó en la idea de hacer estos dispositivos GPS más pequeños para diferentes usos. Como se ha comentado en el artículo anterior, el acceso libre a la tecnología GPS coincidió con una revolución en el empequeñecimiento de dispositivos electrónicos. Para hacernos una idea de esto, podemos pensar en como es una ordenador portátil ahora mismo y como era en los años noventa, en cuestión de volumen y peso. Los desarrolladores de GPS añadieron innovaciones al sistema, como por ejemplo el sistema SMT, donde diminutos componentes son soldados directamente a una placa de circuito impreso, en lugar usar cables para realizar las conexiones. También se implementó el uso de la robótica que ayudó a disminuir los sistemas de proceso de tiempo y señal en los receptores GPS. Hoy en día son demasiado pequeños para verlos sin equipos especiales.

Los investigadores empequeñecieron aun más las unidades GPS aplicando geometría fractal (consiste en formas y patrones hecho para su repetición), lo cual consiguió receptores más potentes y con una considerable reducción de tamaño. Estas partes tan importantes en el receptor GPS se hicieron lo suficientemente pequeños para poder alojarse en una fina caja de un teléfono móvil – o dentro de un reloj de pulsera. Los primeros relojes GPS fueron esencialmente pequeñas versiones de unidades GPS manuales, que medían alrededor de unos 80 milímetros de largo y 30 de ancho, y que se podían atar a la muñeca. Aunque los primos modelos eran bastante pequeños y ligeros, todavía eran demasiado grandes para correr largas distancias y algo incómodos para los atletas que los usaban.


Otros deportes que necesitaban tener localizados varios puntos dentro de un entorno dado (como por ejemplo el golf) también empezaron a usar GPS según los iban haciendo más pequeños. Sin embargo, para que realmente fueran útiles y darles salida a un mercado más general, los relojes GPS primero tenían que ser atractivos y parecer realmente un reloj normal. Este punto llegó en el año 2010, y a día de hoy se puede comprar un reloj GPS con la misma forma, tamaño y estilo que cualquier reloj que haya en el mercado. Algunos modelos han llegado a ser incluso más pequeños que muchos relojes deportivos usados en la actualidad. Un tamaño pequeño no significa un número pequeño de funciones, y aquí es donde los relojes GPS se hacen realmente útiles. Saber donde está en todo momento está bien, pero a no ser que a no ser que estés en medio de la nada o totalmente perdido, la aplicación es limitada. Los fabricantes de relojes GPS vieron esto, y añadieron más funciones a estos dispositivos GPS, como monitores para los latidos del corazón, medidores de tiempo, etc.

Muchos relojes GPS se pueden sincronizar con otros dispositivos usando señales inalámbricas. Estos servicios adicionales suelen medir varias cosas, como el sistema corporal del atleta (pulso, ritmo del corazón) y así dar una idea del la intensidad del ejercicio que está haciendo. Otros sensores incluidos en los relojes GPS pueden incluir monitores que controlan los pasos o zancadas que se dan, lo cual viene bien para los deportistas que corren. Para los ciclistas, hay sensores que detectan la velocidad de las ruedas y calculan el esfuerzo que esta haciendo el ciclista en los pedales. El software que viene integrado en estos relojes, permite a los usuarios descargarse datos informativos ya sea de forma inalámbrica o por medio de un puerto USB. Introduciendo alguna información básica, como altura, peso y edad en el reloj, se puede conseguir una efectiva herramienta de control para deportistas haciendo prácticamente cualquier tipo de ejercicio.

Leer mas artículos relacionados