Ordenadores y Portátiles
Ficheros Linux
Ficheros Linux

¿Cómo funcionan los ficheros Linux?

Siguiendo con nuestro artículo sobre Linux, un sistema de ficheros es instalado en un pedazo del disco duro y formateado para que el sistema operativo Linux pueda usarlo. Una estructura en jerarquía en modo de árbol para almacenar ficheros, le da al sistema de ficheros un orden para ayudar al sistema a organizar y trabajar de forma adecuada. Los ficheros en Linux se pueden crear, copiar y borrar usando la línea de comandos y el interfaz gráfico. Incluso hay comandos que pueden borrar todos los ficheros de una sola vez, aunque esto solo se pueden hacer si es está en modo root o súper usuario. Lo cierto es que si practicas con el sistema de ficheros de Linux, verás que se parece de alguna manera al sistema DOS, que es mucho más flexible y potente.

Por lo tanto ¿qué es un fichero de Linux?  Hemos creado un sistema de ficheros estructurado y lo hemos llenado con un montón de archivos – sin saber lo que son estos ficheros Linux. En la mayoría de los sistemas operativos, un fichero es simplemente un montón de datos almacenados en el disco con un único nombre. Un fichero puede ser una lista de nombres y números, un texto de un documento o un programa ejecutable. Sin embargo, en Linux todo son ficheros. Aparte de los datos y los ficheros ejecutables, Linux trata a los directorios e incluso los componentes del ordenador como ficheros.


Esto significa que son ficheros que representan tu teclado, la consola, la impresora, el CD-ROM o incluso el sistema de memoria. Estos ficheros especiales son llamados dispositivos y se pueden encontrar en el directorio /dev. Si echas un vistazo a este directorio, verás ficheros que puedes relacionar con dispositivos que tienes instalados, como puede ser por ejemplo el de la consola /dev/tt1. Cuando Linux tiene que hablar a un dispositivo de hardware físico, lo hace simplemente leyendo o escribiendo sobre uno de estos ficheros. Los nombres en los ficheros Linux pueden ser de hasta 256 caracteres, pero nadie aprovecha tanto este límite.

Cuando se dan nombres a ficheros, se pueden usar mayúsculas y minúsculas, números y ciertos tipos de caracteres especiales. Es buena idea quedarse con letras, números, guiones, puntos y guiones bajos para evitar problemas y confusiones. Sin embargo hay algunos signos que no podemos usar en los nombres de los ficheros, como pueden ser asteriscos o signos de interrogación, porque tienen un significado especial para la shell. Esto puede provocar que tus comandos hagan algo distinto a lo que quieres.

Los ficheros que empiezan con un punto son ficheros ocultos. Se comportan como cualquier otro fichero, excepto que el comando ls – que lista los ficheros – no los mostrará a no ser se lo digas explícitamente para que lo hagan. El fichero .profile es un ejemplo de un fichero oculto. También hay que recordar que los nombres de ficheros en Linux si diferencian las mayúsculas de las minúsculas. Esto puede ser confuso para los que hayan trabajado mucho con MSDOS. Puedes ser en un mismo directorio dos ficheros llamados sistema y SISTEMA. Si embargo, es mejor acostumbrarse a usar minúsculas a no ser que haya otro motivo para no hacerlo.

En la siguiente parte del curso de Linux, veremos como son los directorios en Linux, y que hay en cada uno. Lo puedes ver pulsando aquí.

Leer mas artículos relacionados