Ordenadores y Portátiles
Hub
Hub

¿Qué es un hub y como funciona?

Un hub de red o un repetidor hub es un dispositivo que sirve para conectar múltiples dispositivos mediante cables cruzados o fibra óptica, y haciéndolos funcionar como un único segmento de red. Los hub funcionan en la capa física (capa 1) del modelo OSI y funciona como una especie de repetidor multipuerto. Los hub repetidores también participan en la detección de colisiones, enviando una señal de congestión a todos los puertos si detecta una de estas colisiones. La disponibilidad de switches de red a precios muy bajos, han dejado a los hub bastante obsoletos, aunque todavía se pueden ver en algunas instalaciones antiguas o es ciertas situaciones donde se ha preferido poner uno de estos aparatos.

Lo cierto es que un hub es un dispositivo de red que no es sofisticado en absoluto. Los hub no gestionan nada del tráfico que pasa a través de el, y cualquier paquete que entra por un puerto es difundido a todos los demás puertos. Al estar siendo enviado cada paquete  por todos los demás puertos, hay como resultado colisiones – lo cual impide una afluencia fluida del tráfico. La necesidad de los dispositivos para detectar colisiones, limitan el número de hubs y el tamaño total de la red. Algunos hubs tienen puertos especializados que les permite combinarlos de una manera que pueden permitir más hubs simplemente uniéndolos mediante cables ethernet, aunque es probable que finalmente se tengan que utilizar switches para evitar ciertos problemas de red.


Algunos hubs “inteligentes” detectan problemas típicos, como colisiones excesivas en puertos individuales, y son capaces de particionar este puerto, desconectándolo del medio compartido. Un hub inteligente hace que encontrar un problema sea más sencillo porque las luces de indicación nos pueden dar el origen del problema. También tiene la ventaja de poder desconectar uno a uno cada dispositivo de red para ver donde está lo que no está afectando.

network hub network hub

Existen tres tipos de hub diferentes:

1 – Los pasivos – Es un hub que no necesita un fuente externa de energía porque no regenera la señal y por tanto es como si fuera una parte del cable, siempre tendiendo en cuenta la longitud del cable.
2 – Los activos – Es un hub que regenera la señal y necesita una toma externa de alimentación.
3 – Los inteligentes – El hub provee de detección de errores, como colisiones excesivas, y también hace lo que un hub activo.

Los hubs pasivos no amplifican las señales eléctricas de paquetes entrantes antes de difundirlos fuera de la red. Los activos por el contrario, si realizan esta amplificación, como lo podría hacer un repetidor. Como se ha comentado, los hubs inteligentes no proporcionan algunas funciones adicionales que son particularmente importantes para los negocios. Normalmente si fácilmente enracables, lo cual significa que se pueden poner uno encima de otro en un rack para tal función, de una manera muy fácil para conservar espacio. También puede incluir funciones de gestión remota mediante SNMP.

En el pasado y cuando los switches estaban empezando a ser populares, los hubs eran la opción debido a su precio frente a lo que costaban los switches. Sin embargo y como se ha dicho antes, la bajada de los precios en switches aunque los hubs todavía pueden ser útiles en algunas circunstancias. Por ejemplo, si se quiere usar un analizador de protocolos en una red, el hub puede servir de espejo para los puertos. También es muy útil como conexión de emergencia en una reunión si hay varias personas en una habitación y una sola toma de red. Se puede conectar un hub de varios puertos y así todos podrán conectar sus ordenadores portátiles para tener acceso a la red.

Leer mas artículos relacionados