Identidad Internet
Ordenadores y Portátiles
Identidad Internet
Identidad Internet

Conseguir la identidad en Internet

Las cookies y las direcciones IP por si solas no hace que se sepa tu información personal, pero cuando estas dos pistas son combinadas con otros datos de navegación – como el historial de búsqueda por ejemplo – podríamos inconscientemente revelar nuestra identidad a ciertas sectores sin darnos cuenta. Los buscadores de Internet hacen de forma rutinaria peticiones de búsqueda asociada con nuestra dirección IP. Google almacena las peticiones de búsqueda por unos nueve meses, y otros buscadores lo hacen por otro tanto. Examinando cientos de miles de peticiones de este tipo de la misma dirección IP, es posible deducir la identidad de alguien, particularmente si han hecho búsquedas en mapas de su propia dirección o han ingresado alguna vez su número de la seguridad social, u otros números personales.

Otras posible amenaza para nuestra privacidad online son las cuentas de correo. Si usas el mismo sitio Web para los servicios de email y para las búsquedas en Internet, puede que estés dejando unas pistas muy claras para ciertos sectores si llegan a tener acceso a estos servicios. Por ejemplo, si usas Google como tus servicios de correo electrónico, entonces necesitas conectarte a Gmail.com para cada sesión. Cualquier búsqueda Web que hagas desde Google mientras estés logado en tu cuenta de correo será asociada con la misma dirección IP. Desde ahí, podría ser relativamente fácil para terceros, poder asociar las búsquedas con tu dirección de email – y usar esta información para enviarte publicidad no deseada y personalizada a tus gustos de navegación.


La forma más simple y más directa para alguien para seguir tus costumbres de navegación, es ver el historial en tu navegador de Internet. Tu navegador mantiene una lista cronológica de todos los sitios Web que visitas. Muchos de los navegadores existentes guardarán estás listas de visitas durante por lo menos una semana por defecto. Si alguien quisiera monitorizar por donde navegamos cuando nos conectamos a Internet, todo lo que tendría que hacer esa persona es abrir un navegador y abrir el historial.

Si estás navegando por Internet desde un ordenador en el trabajo, tu jefe no necesita físicamente encender tu equipo y ver el historial de tu navegador. Al estar trabajando en una oficina que está en red, tiene la posibilidad de monitorizar los sitios que has visitado y que visitas. Es solo un ejemplo de lo que puede pasar si navegamos de forma habitual como lo solemos hacer. Para evitar esto, existen los servidores Proxy anónimos.

Siempre que tecleas una URL en tu navegador, tu ordenador envía una petición a un servidor Web, el cual entonces te devuelve a cambio la página Web. Para saber esto, el servidor Web necesita saber tu dirección IP. Una forma de evitar revelar tu IP a cualquier servidor Web al que te conectes, es usar un servidor Proxy. Un servidor Proxy es una máquina que se encuentra entre ti el resto de Internet. Cualquier petición que haces, pasa a través del Proxy.

Un proxy anónimo es un tipo especial de proxy cargado con un software que borra tu dirección IP de cualquier petición y la sustituye por una suya. Cuando la página Web es devuelta por el servidor Web, el proxy anónimo te lo envía libre de scripts que puedan comprometer tu identidad. Los tipos de proxies anónimos son los proxies basados en Web. Todo lo que tienes que hacer es ir al sitio Web que da el servicio de este tipo, teclear la URL que quieres en una barra de direcciones especial, y la Web hará el resto.

Hay algunas desventajas con los proxies de este tipo. Al tener que procesar tanto las salidas como las entradas de las páginas, esto resulta en una lentitud al cargad las páginas. Aparte de esto, al tener que filtrar el proxy anónimo cualquier elemento sospechoso, la página se puede cargar con muchos errores.

En la siguiente parte del artículo, veremos algunas configuraciones importantes que deben hacerse en nuestro navegador para guardar una buena privacidad al navegar por la red. Lo puedes ver pulsando aquí.

Leer mas artículos relacionados