Ordenadores y Portátiles
Instalación limpia
Instalacion limpia

¿Qué es una instalación limpia?

Una instalación limpia se suele referir a la instalación de un sistema operativo en un disco duro que ha sido totalmente borrado. Estas instalaciones limpias son realizadas para poner un sistema operativo del tipo que sea, en un ordenador completamente nuevo y reemplazar o totalmente actualizar un sistema en un ordenador más antiguo. Mientras que el proceso puede intranquilizar a aquellos que no están cómodos haciendo este tipo de instalaciones en su ordenador, es relativamente fácil, y puede ser mucho mejor que actualizar o instalar un sistema encima de uno que ya existe. Hay un número de razones para elegir hacer la instalación limpia de un sistema operativo en un ordenador viejo. Un buen motivo es por los virus informáticos.

Al hacer una instalación limpia, el usuario puede eliminar del todo los virus en un disco duro cuando se hace el borrado. Los registros de entrada corruptos y otros tipos de problema pueden ser eliminados. Incluso si un ordenador no parece que tiene un problema determinado, hacer una nueva instalación del sistema operativo puede solucionar ciertas cosas, como por ejemplo si nuestro equipo va muy lento o se queda “congelado” frecuentemente. La desventaja principal es que la configuración de usuario, archivos, documentos y otras cosas, se pierden. Por este motivo, es importante hacer un backup de todo lo que tengamos en el ordenador antes de hacer esta instalación limpia.


Algunas personas son reticentes a hacer esto porque dedican mucho tiempo ajustando y configurando sus ordenadores para que funcionen como quieren, aunque muchas de las configuraciones pueden ser guardadas con ciertos programas de software. Por ejemplo, un usuario puede guardar la información de su navegador Web y volverlo a instalar una vez que el nuevo sistema operativo está en funcionamiento.

Mientras que mucha gente piensa que una instalación limpia hace referencia a Windows, cualquier sistema operativo puede ser instalado de esta manera, incluyendo Linux, MacOS u otros que se nos puedan ocurrir. Cuando se cambia de OS, muchos usuarios suelen elegir hacer una instalación limpia para empezar desde cero y asegurarse que no queda nada en el disco duro que puede provocar problemas con el nuevo sistema operativo. Hay discos de instalación que vienen preparado para hacer esto, lo cual lo hace bastante fácil. Si no nos sentimos cómodos haciendo esto, se puede pedir ayuda a un amigo o incluso contratar los servicios de un soporte técnico. Un técnico especializado podrá hacernos también el backup antes de empezar la reinstalación.


Leer mas artículos relacionados