Ordenadores y Portátiles
Instalar desinstalar
Instalar desinstalar programas

Instalar y desinstalar programas en nuestro PC

Cada cierto tiempo, decidimos desinstalar un programa porque ya no lo necesitamos. Vamos a inicio/panel de control/Agregar o quitar programas y procedemos a la desinstalación. Después de que Windows nos muestre la lista de programas que podemos desinstalar, lo seleccionamos y pulsamos el botón de “Cambiar o quitar”. Algunas veces tenemos que ir al menú de ese programa en particular desde el inicio para encontrar el programa de instalación.

El proceso es por lo usual bastante sencillo. Algunos programas sin embargo, no siempre se limpian de forma adecuada cuando se realiza una desinstalación. Aunque puedes creer que Windows es el programa que hace la desinstalación cuando utilizas la herramienta de “Agregar o quitar programas”, lo que realmente estás haciendo es usar la rutina de desinstalación propia del programa. El programador tiene que crear el desinstalador y registrarlo con tu copia de Windows para que pueda aparecer en la lista.

Hay programas especialmente diseñados para monitorizar instalaciones de programas para saber qué es lo que tienen que revertir en caso de desinstalaciones. Son paquetes de software que nos puede sacar de un apuro en caso de que la desinstalación nos de problemas. Algunas veces un programa de desinstalación mal diseñado nos puede ocasionar verdaderos quebraderos de cabeza. Un ejemplo claro fue el antivirus de Norton 2002. En algunos ordenadores se desinstalaba perfectamente, pero en otros borrada ciertas entradas en el registro, lo cual traía problemas más adelante.



Un consejo, cuando instales y desinstales un programa, no es mala idea reiniciar el ordenador. Esto era un hábito en los días de Windows 95 y 98 porque el sistema operativo obligaba a reiniciar muy a menudo. La razón de estos reinicios era que Windows solo leía el registro cuando el equipo era reiniciado – algunos cambios en la configuración no eran ejecutados hasta el siguiente inicio del equipo. Cuando reinicias, limpias la memoria de Windows y puedes prevenir problemas de instalación y desinstalación posteriores. Solo lleva un minuto y merece la pena.

Leer mas artículos relacionados