Ordenadores y Portátiles
Ley SOPA
Ley SOPA

¿Qué es exactamente la ley SOPA?

En Enero del año 2012, una gran polémica se formó en torno a una nueva ley contra la piratería llamada ley SOPA, donde algunos grupos se opusieron a ello y otros la defendieron, como son las industrias cinematográficas y discográficas. Se habla mucho de que hay que poner sobre la mesa el tema de la piratería internacional en páginas Web fuera de los Estados Unidos, pero hay muchas cosas que no están todavía claras y se deben revisar. Lo que está claro es que la ley SOPA es una realidad que está ahí y seguirá dando mucho que hablar en los tiempos que tenemos por delante. Por lo tanto, ¿Qué es lo que propone esta ley y en qué consiste? Hay que dejar una cosa clara desde el principio, y es que no está bien robar. No es ético y normalmente es ilegal coger algo que no te pertenece sin permiso o sin alguna forma de compensación. Sin embargo, las cosas no son tan claras cuando hablamos de la propiedad digital.

En el reino digital, es posible coger algo y luego duplicarlo sin privar de ello al dueño al dueño original. Se puede coger una película que has comprado en DVD y ponerla en un sitio Web para que otros accedan a ella, y aunque se puede entender como una falta contra la propiedad intelectual, el producto u objeto no ha cambiado realmente de manos. Se pueden seguir vendiendo entradas en un cine para esta película, vender DVDs o redistribuirla del modo que sea. Para complicar aun más las cosas, Internet es un recurso global. Usando un navegador, se pueden visitar sitios alojados en ordenadores de cualquier parte del mundo. Algunos de estos sitios usan material con protección de copyright. ¿Cómo puede una compañía de un país parar la actividad de una persona o grupo en otro país?


Este tipo de actividades, y en particular, el almacenamiento de material protegido en sitios en cualquier parte de mundo, es la idea general detrás de la ley SOPA. La definición oficial que se ha dado a la ley SOPA es “promover la prosperidad, creatividad, lazos empresariales e innovación al combatir el robo de propiedades en Estados Unidos, y para otros propósitos”. Si analizamos lo que está declaración dice, se entiende que la meta es poner como objetivo sitios Web que están alojados en servidores fuera del territorio americano. Al estar estos sitios – y la gente que los administra – fuera de la jurisdicción americana, la idea es poder cerrar estos sitios Web de una forma indirecta.

Las normas propuestas para conseguir esto tienen bastante controversia – varias compañías y expertos de Internet han puesto serias dudas sobre el contenido de la acta y dicen que podría romper la esencia misma de lo que es Internet y como se pensó que tendría que ser. Por lo tanto, ¿Qué es realmente SOPA y qué ha causado tanto revuelo? Aunque hay muchas secciones en las referencias que hace la ley SOPA, el concepto general es como impedir los clientes potenciales en Estados Unidos para que puedan acceder a sitios Web con material pirateado fuera del país.

Y que no hay una manera fácil de perseguir a la gente u organizaciones en países extranjeros, lo que se propone es presionar a compañías y servicios dentro de los Estados Unidos. Para ser más específicos, el acta se refiere a proveedores de Internet (ISPs), buscadores de Internet, proveedores de pago en red y servicios de publicidad en Internet. Si la ley es aprobada (la cual ha sido pospuesto de momento según se escribe este artículo), estas entidades tendrán que cumplir con unas estrictas reglas que se propondrán judicialmente. Tendrán que acatar lo que se les diga en un espacio de cinco días al recibir la orden.

Estas reglas están diseñadas para eliminar el sitio extranjero que está infringiendo la normativa. Esto requiere que la ISP bloquee el acceso al nombre del dominio del sitio Web infractor. Esto significa que si estuvieras en los Estados Unidos e intentaras visitar un sitio bloqueado, recibirías un mensaje de error o serías redireccionado a otra página. La ISP se tendría que asegurar que los nombres de dominio no pudieran resolver la dirección IP para ese sitio infractor.

Un juez también podría ordenar a los buscadores de Internet para que quitaran todos los enlaces que apuntaran a esos sitios en cuestión después de recibir la orden judicial. Lo que se quiere es quitar todo soporte financiero a estos sitios para que paren sus actividades. Aparte de esto, los servicios de publicidad - como podría por ejemplo ser Google Adsense – podrían recibir una prohibición para que ofreciera anuncios a estas páginas Web, lo cual causaría también una bajada económica en sus actividades. Cortar los ingresos económicos a un sitio Web no es algo que se deba tomar a la ligera, y hay ciertos pasos que se tendrían que seguir para hacerlo posible. Veremos esto más de cerca en la siguiente parte del artículo, el cual puedes ver aquí.

Leer mas artículos relacionados