Ordenadores y Portátiles
Load balancer

¿Qué es un load balancer de red?


Una red de balanceo de carga está pensada para dar soluciones es ciertas cosas que pueden ser muy críticas como pueden ser ciertas aplicaciones, bases de datos, servidores Web, plataformas para compartir archivos. Una red de este tipo tiene la habilidad de escalar su rendimiento basándose en el uso del sistema. Lo hace distribuyendo el tráfico por un número de servidores en cluster que componen todo el sistema. Normalmente se da soporte para cosas como acceso a Internet, redes privadas virtuales, proxies, servicios de streaming, aplicaciones especializadas, etc. los balanceadores de carga son especialmente útiles en redes comerciales para aprovechar los recursos de la mejor manera posible.

La teoría detrás de las redes de balanceo es mejorar el funcionamiento al distribuir las peticiones de los usuarios sobre un número variado de servidores, y así reduciendo la carga en un solo servidor en todo momento. Aparte de esto, el load balancing  tienen la capacidad de ser monitorizado y solucionar ciertos fallos en el sistema sin perder el servicio en ningún momento. Lo hace usando varias copias de la misma aplicación, como puede ser un servidor Web o cualquier aplicación comercial, y los enlaza a una dirección principal usando una IP virtual. 


Para el usuario esto es algo totalmente transparente y le parece que la aplicación está funcionando como una única identidad y todo va por el mismo servidor. Lo cierto es que a todos los efectos todas las funciones parecen estar haciéndolo como solo hubiera un solo servidor o aplicación. Cuando esto se hace bien, un balanceo de carga de red es capaz de interpretar los datos entrantes y procesar las peticiones de forma simultánea. Esto significa por ejemplo que diferentes elementos del mismo sitio Web pueden ser obtenidos de diferentes conjuntos de servidores.

Es fácil hacer un seguimiento del uso que hacen los usuarios y así tener todos los procesos controlados para saber donde hacer mejoras y cambios. Mediante pings (peticiones ICMP que necesitan una respuesta), los conjuntos de servidores se comunican entre si y son capaces de saber cuando hay un fallo o desconexión de la red para algún dispositivo. Normalmente en estos casos, el programa instalado intentará una nueva conexión y si no puede pasará el tráfico a los otros dispositivos. Todo esto es prácticamente imperceptible para los usuarios. 

La gestión de una red de balanceo de carga es parecida en muchos puntos a la gestión de cualquier otro servidor. Un gestor se puede conectar remotamente a varios grupos de dispositivos. Un administrador puede tener control de servidores individuales dentro del conjunto y también se puede manejar como se quiere hacer el balanceo de carga. Las actualizaciones del sistema y del propio hardware se pueden hacer con todo en funcionamiento, lo cual es una gran ventaja. Mientras se está haciendo una actualización en uno de los dispositivos, se puede balancear el tráfico a otra parte del cluster.

 

Leer mas artículos relacionados