Muerte Internet
Ordenadores y Portátiles
Muerte Internet
Muerte Internet

¿Qué pasa con toda nuestra información en Internet al morir?

Podemos decir sin equivocarnos que existen unos cuantos millones de personas en el mundo que actualmente tienen una cuenta en una red social, ya sea Facebook, Twitter o cualquiera de las redes más populares que hay hoy en día. Cada día que pasa, muchas más personas se unen a estas redes sociales. Para algunas de estas personas, las redes de estas características sirven como una importante forma de mantenerse en contacto con amigos y familiares. Te permiten expresar tus ideas, compartir fotografías, música, videos y muchos otros tipos de contenido. Sin embargo, posiblemente te hayas preguntado alguna vez que es lo que ocurre con todas estas cosas cuando alguien muere. Lo cierto es que es un problema curioso. Según investigamos más en nosotros mismos haciendo mayor nuestra presencia en la red, nos sentimos más afectados con las cosas que vemos y hacemos en Internet.

Puede parecer que preocuparse de lo que ocurra en Internet cuando nos llega la hora es algo trivial y sin importancia, pero se está haciendo más notable según pasa el tiempo. Parte de la razón de esto es que Internet proporciona un sitio para que la gente se exprese a la hora de que ocurra un fallecimiento, mostrando su dolor y pesar. Las cuentas de las redes sociales se están convirtiendo en sitios donde pueden compartir sentimientos y recuerdos de personas que se han ido, y también una forma de que gente desconocida pueda conocer a otros que ya no están entre nosotros. Sin embargo, mantener una presencia de alguien que ha fallecido, también puede ocasionar problemas. Una página Web póstuma puede ser un lugar para que los llamados “trolls”, puedan hacer de las suyas.


¿Quién cuida de nuestro perfil en Internet una vez que nos hayamos ido? ¿Puede alguien requerir acceso a tus cuentas para actuar como representante y protector de tu presencia online? La respuesta varía de un sitio a otro. Lo cierto es que en los países donde Internet tiene su presencia más fuerte, todavía no hay leyes de cómo gestionar esto. _Por lo tanto, cada compañía crea sus propias políticas. Algunas importantes redes sociales, como por ejemplo Facebook, establece reglas que permite a amigos y familiares transformar un perfil normal en un perfil póstumo. Veremos a continuación como maneja Facebook estos casos.

Facebook instituyó una política hace unos cuantos años de cómo gestionar los perfiles de los individuos fallecidos. Los familiares podían entre dos opciones: cerrar la cuenta borrando todos los datos, o convertir el espacio en un sitio en memoria de  la persona desaparecida. La política de Facebook dice que no dará información de acceso a las cuentas a nadie menos al usuario, incluso después de su muerte. Antes de hacer cualquier cambio, Facebook requiere pruebas de que el individuo ha muerto. Lo primero que se hace es rellenar un formulario para reportar el fallecimiento. Dentro de ese formulario hay un espacio para incluir un enlace a un obituario o noticias reportando la muerte. Empleados de Facebook entonces revisan el perfil del usuario para ver si no ha habido actividad reciente. Solo entonces empezará el proceso de conversión.

Un perfil pasa por varios cambios cuando hace el cambio a ser un sitio póstumo. Lo que hace Facebook es retirar información sensitiva del perfil que pueda comprometer la privacidad. Esto incluye la información de contacto y las direcciones. La compañía también retira el estado de las actualizaciones y cambia la configuración del perfil para que solo los amigos puedan encontrarlo y poner mensajes de despedida. Esto permite que otros usuarios puedan visitar el sitio y prevenir que vándalos causen problemas. También se desactiva la posibilidad de hacer login a la página, lo cual impide que alguien intente averiguar la contraseña.

De todos modos, no todas las redes sociales han asentado políticas para el caso de que algunos de sus usuarios mueran. Algunas simplemente hacen lo que los familiares les pide siempre de que reciban una prueba de que realmente el usuario ha fallecido. Algunos no dejarán hacer nada si no se muestra un certificado de defunción. Otras compañías no harán ningún cambio en absoluto, aunque la tendencia es que se hagan normas para este tipo de situaciones.

Leer mas artículos relacionados