Ordenadores y Portátiles
Navegador Web
Selección de un Navegador Web

Elegir y configurar un navegador Web

Después de conectarte físicamente a Internet a través de tu ISP, todavía necesitas algo más para poder moverte por la red: un navegador Web (Internet browser). Un navegador Web es un programa que recupera páginas Web de Internet y las muestra en la pantalla de tu monitor. Puede entender el lenguaje en lo que están escritas estas páginas Web, como por ejemplo HTML, ASP, CGI, etc. y las interpreta de forma correcta para ti.

Elegir un navegador Web

Los navegadores de Internet más comunes son Internet Explorer de Microsoft y Netscape. Con el paso del tiempo han surgido muchos tipos de navegador por lo que tenemos más opciones de donde elegir. Una aplicación de este tipo que está pegando fuerte en los últimos años es Firefox, el cual ofrece muchas funciones únicas y especial cuidado en el tema de seguridad. Es de código abierto y su interfaz gráfico (apariencia) fue desarrollado por Mozilla y muchos otros colaboradores de forma voluntaria. Cada vez tiene más adeptos y se espera que en poco tiempo consiga un predominio parecido a los navegadores Internet Explorer y Netscape.


El navegador Opera ofrece funciones de bloqueo de las molestas ventanas pop-up, seguridad, velocidad, se renueva continuamente, aunque solamente se ofrece una versión de prueba para navegar por Internet. Para tenerla completa, hay que pagar por ello. No es tan popular como los navegadores anteriormente mencionados pero cada vez tiene más número de usuarios (se calcula que más de 20 millones en todo el mundo).

Hay otros buscadores como Neoplanet, que utiliza el motor del Internet Explorer (que debe ser instalado en el sistema) y puede cambiar su apariencia según desee el usuario. Si eres un usuario del sistema MAC, tienes disponible el navegador Safari desarrollado por Apple, el cual es de software libre.

Decidir cual de ellos es el mejor es una tarea inútil, y que depende de las preferencias y gustos de quien utiliza estos programas. Cada uno de estos browsers permitirá una buena navegación por la red y ofrecerá todo lo necesario para una buena sesión en Internet. La diferencia radica principalmente en la apariencia y algunas funciones adicionales. Se deberían probar cada uno de ellos durante algunas semanas y luego realizar la elección final.

Configuración básica de un navegador Web

Configurar tu navegador un navegador es algo bastante sencillo y no requiere mucho esfuerzo. Después de instalar el navegador en el ordenador, conéctate a Internet (si no lo estás ya) y arranca el navegador y observa lo que pasa. Lo más probable es que funcione directamente ya que la configuración por defecto suele ser suficiente.

En Internet Explorer se puede personalizar el navegador para realizar la conexión a Internet. Seleccionando el menú herramientas > Opciones de Internet se pueden hacer algunos cambios como por ejemplo elegir la página de inicio, opciones de seguridad (el control que quieres que los sitios Web tengan sobre tu navegador), colores, fuentes, contenido, filtros, etc. En Netscape se tienen opciones muy similares en el menú Editar > Preferencias.

Configurar proxies

Dependiendo de la conexión que tengas, puede que tengas que realizar una configuración adicional. Si usas ADSL o estás conectado a una red corporativa, puede que necesites suministrar información del Proxy a tu navegador. Esto le dirá por donde puede conectarse a Internet dentro de la red a la que te conectas. Si tienes este tipo de conexión, un administrador de red o proveedor de Internet te debería dar esta información. Una vez que la tengas, debemos seleccionar herramientas > Opciones de Internet > conexiones > Configuración de LAN donde encontraras el apartado de servidor Proxy. Ahí podrás incluir la IP del Proxy y el puerto asignado.

En opciones avanzadas, en el área de “excepciones” se te permite poner direcciones internas a tu red lo cual hará que el navegador no intente salir a Internet cuando te dirijas a una de estas direcciones internas.

Plug-ins

La función del browser es descargarse páginas y mostrarlas en la pantalla. En algunas ocasiones navegarás por sitios Web que ofrecen material adicional, como puede ser música o videos en vivo. El navegador en si, no está equipado para gestionar muchas de estas aplicaciones de red, y necesita un software adicional para realizar ciertas tareas en Internet. Estas aplicaciones adicionales se llaman plug-ins. Son módulos extra que se integran en el navegador para mejorar sus funcionalidades.

Hoy en día, la mayoría de los navegadores vienen con los plug-ins más comunes por lo que seguramente pasara tiempo antes de que tengas que instalar alguno. Si no se pudiera manejar alguna funcionalidad de red por la falta de este software, se mostrará un mensaje de error. El mensaje por lo normal, también indicará el tipo de plug-in que se necesita, donde conseguirlo, y ofrecimientos para instalarlo en el momento.

Leer mas artículos relacionados

Artículos relacionados

Ajustes de seguridad en nuestro navegador
Mantener un buen nivel de seguridad en nuestra navegador es algo importante y no es muy dificil. Veremos a continuación unos pasos básico para que nuestra navegación sea más segura y anónima...