Ordenadores y Portátiles
Ordenador Google
Ordenador Google

¿Cómo será el ordenador Google Apple en la nube?

Posiblemente uno de los grandes cambios que se han hecho en el mundo de los ordenadores sea la computación en nube – donde las aplicaciones y los archivos se almacenan en una gran red o súper ordenador centralizado. El usuario final accede a sus archivos usando sus ordenadores, los cuales pueden ser de cualquier modelo, ya sea de sobremesa o un equipo móvil. Hace algunos años, surgió la idea de unificar dos tecnologías punteras y crear una sociedad para hacer un elemento de hardware para los usuarios, y dichas compañías fueron Google y Apple. La idea era aprovechar la potencia de computación que Google tenia en sus centros de datos para millones de usuarios. La idea de la computación en nube no es nueva.

El concepto es bastante sencillo. Por un lado, en la mesa frente al usuario se puede tener un ordenador de bajo coste normal con un solo procesador, un teclado y un monitor. No habría un disco duro o un lector de discos DVD o CD en principio. El ordenador tendría que estar conectado a Internet y estaría enlazado a un súper computador, el cual a su vez tendría almacenado todos los programas y archivos. La idea por aquellos tiempos está adelantada a su época. El sistema no tuvo demasiado éxito, probablemente a la falta de disponibilidad de un buen ancho de banda por aquel entonces. Sin embargo, unos años después la banda ancha en Internet ya estaba disponible para un gran porcentaje de la población, y a día de hoy las velocidades y la disponibilidad está casi en todos los sitios.


Por tanto, ¿Qué éxito podría tener una asociación entre Google y Apple hoy en día con los medios que se tienen actualmente? La meta principal de Google fue desde el principio seguir un registro de las inmensas cantidades de información en la red. Según la compañía comenzó a crecer, empezó a ofrecer más servicios aparte de las búsquedas en Internet que definía la compañía. Con la adquisición de otras compañías y nuevas tecnologías que se iban implantando, Google ha creado un compendio de aplicaciones que se pueden usar para cualquier cosa que se nos ocurra, y la mayoría completamente gratis.

Estos servicios centralizados en varios puntos de la red, y por tanto en el núcleo de un red en nube, es una de las razones por las que un fabricante de hardware vería una buena idea asociarse con Google. Lo que llamamos la maquinaria de Google, que realmente es un grupo de máquinas, ofrece esta increíble potencia de computación. También ofrece redundancia. Google ya está ofreciendo varias formas de backup de la información que tiene disponible, y su una parte falla, puede ser conmutada sin perder ninguna información. Usar una red de computación en nube almacenada en una gran infraestructura de Google, ayudaría a que no tuviéramos que transportar los archivos e información con nosotros  - sin discos duros, memorias USB, DVDs u otros tipos de disco, etc. Se podría trabajar en proyectos desde casa, desde el trabajo o desde un ordenador portátil en cualquier sitio que nos apetezca.

Con una computación en nube de este tipo, probablemente no se tenga que pagar por software. Usar aplicaciones almacenadas en el servidor, tu máquina local tendría todos los programas necesarios para funcionar si tener que tenerlos instalados localmente. No se tendrían que hacer actualizaciones a nuevas versiones y todo el mundo estaría utilizando el mismo software en la nube. Esto ayudaría a que no hubiera problemas de compatibilidad. Sin embargo, ¿qué ocurre con aquellas personas que están continuamente viajando que necesitan trabajar mientras lo hacen? Como se ha dicho, una red en nube como la descrita necesita una conexión a Internet, y en algunos sitios eso puede ser un problema.

Uno de los grandes problemas en crear una red en nube es también la cantidad de energía que se necesita para que funcione. Google construyó uno de sus centros de datos más grandes en Dallas, con un potentísimo acceso a Internet por medio de fibras ópticas. Se necesitan grandes cantidades de electricidad para simplemente mantener el sistema de refrigeración de los miles de servidores que están funcionando. De hecho, hay dos plantas exclusivamente destinadas a esta función. Si Google no puede manejar por el momento la potencia de proceso necesaria para una computación en nube, la verdad es que está en camino para ello. Sin embargo, ¿Por qué se asociaría Google con Apple para el hardware usado por el usuario final? Lo veremos en la siguiente parte del artículo, el cual puedes ver pulsando aquí.

Leer mas artículos relacionados