Ordenadores y Portátiles
PIF
PIF

¿Qué es un archivo PIF?

Un archivo PIF es traducido a programa de información de archivo, que es un tipo de extensión de fichero que fue desarrollado en los tempranos días del desarrollo de aplicaciones para Windows. Básicamente, un archivo PIF está diseñado para almacenar información que ayudará a una aplicación de MSDOS funcionar en un entorno de Windows. La idea detrás de un archivo PIF es que los datos le dirán al sistema operativo como hacer funcionar la aplicación mientras que usa la menor cantidad de recursos necesarios. Hoy en día, los archivos PIF sirven para una función similar con cualquier aplicación basada en Windows. Un ejemplo de la información que contiene uno de estos archivos, es la cantidad de memoria que se necesita para ejecutar la aplicación con la que corresponde la extensión de fichero.

Una ruta al fichero ejecutable que está asociado con el archivo PIF es también designado, por lo que el sistema no tiene que realizar una búsqueda para poder poner en marcha un programa. Generalmente, el archivo también incluirá una especificación del tipo ventana que debería ser usado para abrir la aplicación, como por ejemplo una pantalla completa o una ventana de menor tamaño. Esto es realizado diseñando el número de píxeles que deben ser usados en la pantalla.


Mientras que fue desarrollado originalmente como una aplicación sin relación con el OS Windows, el valor que tienen este tipo de archivos fue descubierto rápidamente y se los protocolos fueron modificados por Microsoft para permitir que los archivos PIF funcionaran en su sistema operativo. El resultado fue una aplicación que podía ayudar a hacer el mejor uso de los recursos de un disco duro, permitiendo funcionar con una eficiencia mucho mayor.

El inconveniente es que muchos piratas informáticos quienes crean y distribuyen virus de ordenador, algunas veces abusan de los archivos PIF. Al ser relativamente fáciles de crear, es fácil crear un fichero ejecutable que parece inofensivo pero que podría contener un programa dañino para el sistema. Un archivo PIF infectado es entonces enviado a un número de direcciones de correo electrónico para que este archivo sea abierto. Esto infecta el disco duro y podría infectar el resto de sistema o lista de correo del usuario que ha recibido el archivo. Por tanto, siempre hay que tener cuidado si recibimos un email con un archivo que termina con una extensión “exe” o “pif”. Incluso si parece que viene de una fuente legítima, es mejor pasarlo por un buen antivirus antes de abrirlo.

Leer mas artículos relacionados