Ordenadores y Portátiles
Protector pantalla
Protector pantalla y sus funciones

La función del antiguo protector de pantalla

Si llevas ya algunos años en un entorno de ordenadores, y has trabajado con los más antiguos, recordarás aquellas viejas pantallas verdes que llevaban los equipos. Por aquel entonces, estas pantallas rápidamente quedaron anticuadas, pero se aseguraba que era el mejor sistema para no dañar la vista. Los monitores con sus pantallas de 4 y 16 colores, que se solían usar en casa, podían arruinar nuestra vista. Esto era así mucho antes de que se inventara el protector de pantalla, pero aun entonces, ya se daban cuenta del daño que  podían hacer ciertos tipos de pantalla en los ojos de la gente.

Ya fuera cierto o no que estas pantallas verdes no eran tan malas para la visión, ya nadie utiliza hoy en día una pantalla de ordenador monocromática, o por lo menos la mayoría que sepamos. Los protectores de pantalla se hicieron necesarios en los ordenadores modernos por varias razones y se utilizaban en todos los ámbitos; trabajo, juegos, navegar en Internet, etc.


La cantidad de rayos ultravioleta y otras peligrosas emisiones que transmiten nuestras pantallas, aunque mínimas, pueden a la larga dañar nuestros ojos si nos tenemos cuidado. Esto era evitable con este tipo de cubre pantallas. Un protector de pantalla puede que no resulte una gran diferencia si estás mirando una pantalla por una o dos horas, pero si lo multiplicas por varias horas al día y le añades los años posteriores, puede ser a la larga un problema.

Este tipo de protectores no solo se utilizaban por motivos de seguridad, ya que también reducía molestos brillos y contrastes. Si el ordenador está posicionado en un ángulo cerca de una ventana a la luz del día, la visibilidad será casi nula. La solución más rápida era cerrar las persianas o la ventana y aguantar con la luz artificial del alumbrado.

Hoy en día cada vez se ven menos de estos protectores de pantalla, principalmente porque los materiales utilizados por los nuevos monitores son perfectos, tanto para proteger nuestros ojos de emisiones dañinas, como evitar reflejos que nos impidan trabajar con comodidad. Cada vez veremos menos de estas pantallas protectoras, pero si tienes un monitor antiguo que quieres conservar por algún tiempo, no es mala idea ponerle una de estas pantallas por los motivos antes mencionados.

Leer mas artículos relacionados