Ordenadores y Portátiles
Robot móvil
Robot movil

¿Cómo es un robot móvil?

Como hemos visto en el anterior artículo, los brazos robóticos son fáciles de construir porque solo operan en un área determinada. Las cosas se complican un poco más cuando envías el robot a moverse por el mundo. El primer obstáculo es darle al robot un sistema de locomoción que funcione. Si el robot solo tendrá que moverse por un terreno liso, ruedas o carriles son la mejor opción. Estos dos elementos pueden también funcionar en un terreno más abrupto si son lo suficientemente grandes. Sin embargo, los diseñadores de robots también eligen piernas, ya que son más adaptables. Construir piernas robóticas  también ayuda a los investigadores entender la naturaleza de la locomoción – es un ejercicio muy útil en la investigación biológica. Normalmente, pistones hidráulicos son los que mueven las piernas robóticas hacia delante y atrás. Los pistones se integran a diferentes segmentos de cada una de las piernas como sin fueran músculos que van sobre huesos.

Es un verdadero desafío hacer que todos esos pistones funcionen en total sintonía y correctamente. Cuando se es un bebé, el cerebro tiene que descubrir la exacta combinación de contracciones musculares para poder andar sin caerse. De forma similar, el diseñador de robots tiene que descubrir el movimiento correcto de movimientos de pistón para hacer al robot andar, y luego programar esta información en el ordenador de robot. Muchos robots móviles tienen un sistema de equilibrio integrando, como por ejemplo un grupo de giroscopios, los cuales le dicen al ordenador cuando debe corregir sus movimientos. Andar de una forma bípeda (sobre las dos piernas) es hereditariamente inestable, lo cual lo hace muy difícil de implementar en los robots.  Para poder crear robots que sean estables al andar, los diseñadores se suelen fijar en el mundo animal, especialmente en los insectos.  Los insectos de seis patas tienen un equilibrio excepcional y se adaptan muy bien a una buena variedad de terrenos.


Algunos robots móviles son controlados remotamente – un humano le dice lo que tiene que hacer y cuando hacerlo. El control remoto puede comunicarse con el robot mediante un cable conectado o usando señales infrarrojas o de radio. Los robots remoto, usualmente llamados mascotas robóticas, son bastante útiles para explorar entornos peligrosos e inaccesibles, como puede ser el océano, profundas cuevas, volcanes, etc. Algunos robots son solo controlados remotamente de forma parcial. Por ejemplo, el operador puede direccional al robot a un cierto punto, pero no controlarlo en esa zona – el robot encontrará su propio camino.

Los robots autónomos pueden actuar por su cuenta, independientemente de un controlador. La idea básica es programar el robot para que responda a ciertos estímulos externos. La versión más básica de esto es el robot con sensores de choque. Funciona con unos sensores de choque que detectan obstáculos. Las aspiradores robot es un buen ejemplo de esta tecnología. Cuando pones en marcha el robot, comienza a moverse en línea recta. Cuando finalmente golpea contra un obstáculo, el impacto activa el sensor de choque. El programa del robot le dice que de marcha atrás, gire hacía un lado y vuelva a seguir hacía delante en respuesta a cada golpe. De esta manera, el robot es capaz de cambiar efectivamente su navegación en diferentes entornos.

Los robots móviles más simples san sensores de ultrasonido o infrarrojos para poder “ver” los obstáculos. Estos sensores funcionan de forma parecida a como lo hacen ciertos animales, como el murciélago. El robot envía una señal de sonido o un rayo de luz infrarroja y detecta la señal de reflexión. El robot localiza la distancia de los obstáculos basándose en como cuanto tiempo tarda la señal en rebotar y volver. Algunos robots ya usan visión artificial para ver el mundo que les rodea. Dos cámaras le dan a estos robots una percepción de profundidad y reconocimiento de imagen mediante software. Esto les da la habilidad de localiza y clasificar objetos. Pueden también usar micrófonos y pequeños sensores analizar todo el entorno. Algunos robots autónomos solo pueden trabajar en un entorno familiar y limitado, como por ejemplo los robots para cortar el césped, donde hay unos marcadores que defines los límites de la zona. Los robots de limpieza comentados antes, puede que necesiten un mapa del edificio donde van a limpiar.

Robots más avanzados pueden analizar y adaptarse a entornos que no le son familiares, incluso en terrenos que son complicados. Estos robots pueden asociar ciertos esquemas de terrenos con ciertas acciones. Hay robots que pueden construir un mapa del terreno que tienen enfrente basándose en sus sensores visuales. Si el mapa muestra un terreno muy irregular, sabe que debe intentar ir por otro camino. Esta clase de sistema es muy útil para los robots exploradores que hacen misiones fuera de la tierra, ya sea en la luna o en otros planetas. Por último, hay robots que usan un sistema aleatorio, los cuales se mueven hacia todos lados cuando se quedan atrapados. Es algo parecido a una hormiga tratando de sortear un obstáculo – no parece que tome una decisión cuando tiene que evitar algo que está en el camino, solo intenta salir de ahí. En la última parte del artículo veremos como son los robots caseros. Lo puedes ver pulsando aquí.

Leer mas artículos relacionados