Ordenadores y Portátiles
Tareas ordenador
Tareas ordenador

Tareas internas de un ordenador

Siguiendo con nuestro artículo sobre funciones del ordenador que hace de forma transparente para nosotros, veremos más de estas tareas internas que no podemos ver. Los programas necesitan más de un recurso físico para realizar su trabajo. Los ordenadores se manejan por medio de conjuntos de datos llamados archivos o ficheros. Estos archivos tienen que seguir un conjunto de reglas específico para que los ordenadores puedan hacer sus funciones. Estas reglas gestionan el nombrado de ficheros y almacenamiento. Llamamos al conjunto general de reglas sistema de gestión de ficheros o simplemente sistema de ficheros. Los diferentes sistemas operativos tienen diferentes modos para manejar sus sistemas de ficheros.

Se puede también añadir programas para gestionar los sistemas de ficheros en la mayoría de los ordenadores. Sea cual sea el OS que se utilice, debe hacer un buen seguimiento de donde están esos archivos o ficheros para que el software pueda funcionar como debe. Este es el motivo por el que cuando un programa pregunta por un fichero, el sistema operativo sabe exactamente donde ir para obtener esa información. Sin el sistema de gestión de ficheros, la información digital dentro de tu equipo sería un puñado de datos inútiles.


Lo puedes ver de esta manera. Es como si cogieras todo lo que posees y lo apilas en una sola habitación – tienes todo lo que necesitas pero no lo tienes fácil para coger una cosa concreta en un momento dado. Al seguir el sistema operativo las reglas antes mencionadas, no tienes que preocuparte sobre guardar espacio en ciertas secciones de memoria para estos ficheros, y no tenemos que preocuparnos de encontrar información en grandes cantidades de datos, lo cual puede ser un trabajo monumental. Se hará de una forma automática y certera, y para nosotros totalmente transparente.

¿Cómo podemos hacer que nuestro ordenador vaya más rápido? Puedes pensar que con una CPU más potente. Sin embargo, algunas veces todo lo que necesitas es algo más de memoria para que las cosas vayan más fluidas. Como posiblemente sabrás, la memoria es donde el ordenador almacena información cuando el procesador realiza cálculos. Puedes pensar en ello como un almacén temporal. Según ejecutas los programas, tu sistema operativo asigna una cierta cantidad de memoria para cada tarea. Los datos almacenados en tu ordenador pueden transferirse en ambos sentidos desde la CPU de forma rápida.

Si la CPU necesita datos que no están en la memoria del ordenador, tiene que buscar información en otros sitios, como por ejemplo el disco duro. Esto lleva más tiempo que sacar datos de la memoria y ralentiza todo. Es el sistema operativo el que gestiona la asignación de memoria para minimizar los retrasos del equipo. Hay una cierta cantidad de memoria disponible en cada momento, y dependiendo de cuantos programas estén funcionando a la vez puede ser un trabajo dinámico y complicado. El sistema operativo tiene que analizar cada proceso y sus requerimientos, y luego hacer los ajustes necesarios según cambian. Si todo va bien, debería ir con fluidez y no deberíamos notar lentitud.

Por último tenemos la CPU, que hace que las cosas funcionen. En su nivel más básico, un programa de ordenador es una serie de complejos problemas matemáticos. La CPU es la que realiza los cálculos que solucionan los problemas y nos da los resultados que esperamos. Estos resultados pueden ser cualquier cosa, desde por ejemplo hacer que en un videojuego el protagonista salte de un edificio a otro, o que en un procesador de texto nos corrijan los errores gramaticales.

Cualquier programa que pongas en funcionamiento requiere algo de la potencia de proceso de la CPU. Cada programa adicional que arrancas a la vez, significa que la CPU tiene que trabajar cerca de su capacidad total. Los sistemas operativos  coordinan con la CPU que todo funcione con fluidez. Lo puede hacer gestionando como se reparte este procesamiento entre programas, y lo hace a una velocidad asombrosa. Generalmente no notas cuando hace esto y es algo de lo que no tienes que preocuparte. Solo lo notas cuando algo va mal y vez que no es capaz de gestionar estas tareas. Entonces se nota lentitud y algunos programas no funcionan correctamente.

Leer mas artículos relacionados