Ordenadores y Portátiles
Transferencia de archivos
Transferencia de archivos

Hacer una transferencia de archivos entre un disco duro interno y uno externo

Esta guía te enseñará la diferencia entre un disco duro interno y un disco duro externo y como hacer una transferencia de archivos entre ellos. Es muy sencillo pasar datos de un dispositivo a otro, y podrás ver como se hace paso a paso. Las cosas que necesitarás serán tu ordenador normal o un ordenador portátil con un disco duro interno instado, y por supuesto el disco duro externo para hacer la transferencia de datos. Dependiendo del equipo que tengas, será más aconsejable un tipo u otro de disco duro, por lo que habla con el fabricante o en la tu tienda habitual para lo más adecuado.

Cuando elegimos un disco duro externo, es buena idea saber para qué lo vamos a utilizar. Si lo que solemos tener almacenado son imágenes, música o videos, necesitarás un disco duro externo de gran capacidad, pero si lo que quieres transferir son documentos, ficheros de texto o archivos por el estilo, uno de capacidad normal puede valer. Comprueba que la placa base de tu ordenador soporta estos discos duros de alta capacidad, ya que algunos no alcanzan los requerimientos.


La mayoría de los discos duros externos de hoy en día se conectan por medio de cables USB (Universal Serial Bus), y prácticamente todos los ordenadores modernos son compatibles con ellos.

Para empezar a transferir los archivos, conecta el cable USB del disco duro externo en uno de los puertos libres del ordenador. Lo más normal es que el ordenador sepa de forma automática que tiene un nuevo dispositivo conectado a el y muestre una ventana para avisarte. Hará una revisión interna para determinar que hacer con el nuevo equipo y le asignará una letra. Esto te permitirá transferir los datos al disco externo de la misma manera como si estuvieras moviendo ficheros en tu disco duro interno.

Una vez reconocido el disco duro, si pinchamos en la nueva letra que el ordenador ha creado, ya estaremos en el nuevo disco externo. Podemos abrir otra ventana y seleccionar los ficheros de nuestro disco interno y arrastrarlos a la otra ventana, o utilizar las funciones de copiar y pegar. Esto es una buena manera de hacer backups de nuestros datos cada cierto tiempo para mantenerlos a salvo, o simplemente almacenarlos mientras formateamos nuestro disco duro habitual. La transferencia se puede hacer al contrario de la misma manera, por lo que podemos transportar datos de otro lugar y pasarlos a nuestro ordenador cómodamente.

Leer mas artículos relacionados