computadoras negocios

La tecnología afecta a casi todos los aspectos de nuestra vida. Solamente tienes que mirar a tu alrededor y te darás cuenta de todo lo que dependemos de aparatos electrónicos, informatizados y cosas relacionadas con la tecnología. Gracias a Internet, virtualmente cualquier cosas que desees te puede ser entregado en cuestión de días. La información personal es más accesible en Internet – se pueden encontrar antiguos amigos del colegio gracias a las plataformas de redes sociales, y además hacer amistades o encontrar pareja solo con nuestro ordenador.

Ya podemos negociar en bolsa o hacer la declaración de la renta por Internet, lo cual nos facilita la cosas increíblemente si lo comparamos a como era antes de tener esta tecnología. La telefonía móvil también nos ha dado muchas facilidades para hacer nuestras tareas diarias, incluidos los negocios.

La incorporación a la telefonía móvil de otras tecnologías que hasta hace poco se atribuían a los ordenadores, ha sido otro gigantesco paso en el soporte que se nos da para facilitarnos las cosas. Todo esto lo hemos asimilado a una gran velocidad y casi no nos paramos a pensar de la importancia que tiene.

De todos modos, por mucho que nuestras vidas personales hayan cambiado con estas tecnologías, el mundo de los negocios se ha revolucionado más allá de todas nuestras expectativas en las pasadas décadas. La tecnología – y con esto queremos decir los avances en la comunicación y la información tecnológica – ha cambiado la cara y la evolución en el mundo de los negocios.

Según la comunicación y la información viajan cada vez más deprisa, el mundo parece más pequeño, y esto tiene grandes implicaciones en la manera que se gestionan los negocios. Almacenar archivos importantes en un ordenador en lugar de cajones o archivadores, ha hecho que la información sea más accesible. Usar emails permite a los negocios comunicarse y enviar estos archivos de una forma rápida a localizaciones lejanas en cuestión de segundos.

Sin embargo, muchos discuten sobre que la tecnología ha roto esa línea entre la vida profesional y la privada. Muchas tecnologías que usamos, como por ejemplo los sistemas wireless o inalámbricos, han hecho más fácil trabajar desde casa – o desde la playa si estamos de vacaciones.

Lo cierto es que el poder trabajar desde la playa o desde cualquier punto que elijamos mientras tengamos un acceso a la red, hace que muchas cosas estén cambiando en la forma de trabajar. Por otro lado, mucha gente usa Internet desde el trabajo para cosas personales, como puede ser acceder a su cuente en una red social o a su correo personal.

De esta manera, la tecnología ha permitido entremezclar ambos mundos en uno solo donde los horarios y las conductas no están ya tan definidas como antes. Por lo tanto, ¿Exactamente como ha cambiado esta tecnología la forma de trabajar y hacer negocios? Lo cierto es que lo ha hecho de de innumerables formas, aunque veremos las principales a continuación.

Lo primero que podemos ver son los efectos que ha tenido esta tecnología en los negocios. Está claro que los negocios han estado en las primeras posiciones de la tecnología desde el principio. Según los ordenadores comenzaron a usarse de forma generalizada hace algunas décadas, ya se podía ver que estaba comenzando una nueva era de información que cambiaría las compañías, empresas y todo lo relacionado con los negocios.

Sin embargo, para conseguir sacar el máximo provecho de esta tecnología ascendente, los negocios tuvieron que adaptarse y cambiar su infraestructura. Fueron unos cambios que finalmente tuvieron que hacer todas las compañías, del tamaño que fueran, teniendo que invertir enormes cantidades de dinero.

Hoy en día, no podemos ni imaginar un negocio o empresa que no tenga un sistema informatizado, que gestione la información con ordenadores o tenga dispositivos de comunicación. Los ordenadores ofrecen a las compañías una manera de organizar sus grandes bases de datos, con toda la información y datos esenciales para que la compañía funcione correctamente.

Según la información viaja más deprisa y de forma más fiable, las barreras de la distancia desaparecen y las compañías se están dando cuenta lo fácil que es hacer negocios en países lejanos. Se pueden contratar empleados en otros países para que realicen su trabajo remotamente, lo que se a dado en llamar outsourcing. No solamente se puede hacer esto con empleados, sin o también con servicios.

Esto ha dado mucho que hablar y tiene mucha controversia ya que se dice que daña el empleo en el propio país donde se hace el outsourcing. Sin embargo, desde la perspectiva de la compañía, los ahorros son importantes a largo plazo.

Otra tecnología que está empezando a revolucionar los negocios es realmente bastante nueva, y es la tecnología RFID, la cual está cambiando muchos negocios en diferentes maneras. Los chips que almacenan información (como un número equivalente a un código de barras) se puede poner a un producto y ayudar a la compañía a realizar un seguimiento del inventario.

Algunos negocios incluso han empezado a usar RFID en humanos para aumentar la seguridad. Un lector de control de acceso detecta la señal del chip y permite al empleado acceder a una zona de seguridad restringida.

La influencia de Internet en los negocios

Para terminar con nuestro anterior artículo sobre la influencia que los ordenadores han tenido en los negocios en las últimas décadas, veremos la influencia que ha tenido Internet, que es algo diferente. Internet permite hacer cosas que hasta hace poco eran impensables, como poder reservar unos billetes de avión desde casa, abrir cuentas bancarias sin tener que pasarse por el banco y vender toda clase de productos sin tener siquiera una tienda física donde tener los productos.

En general, Internet ha demostrado ser una manera barata de llegar a más usuarios. Muchos negocios han tenido éxito usando Internet como su medio principal de difusión, o de apoyo a su negocio tradicional. Los pequeños negocios también han encontrado en Internet una buena forma de iniciarse, y ha dado la oportunidad de poder empezar un trabajo desde casa sin tener que moverse del salón. Sin embargo, no es siempre tan fácil como parece. Cualquier negocio que se haga online debe tener la consideración de seguridad, privacidad y factores legales.

Una de las maneras más visibles en que Internet ha cambiado los negocios es en la publicidad. Un claro ejemplo de esto lo podemos encontrar con Google y sus programas de publicidad que pueden dirigir a un usuario directamente a un producto o servicio. Usando Google, las compañías pueden especificar las palabras o frases clave que llevara a ciertos clientes en potencia a sus anuncios. Por ejemplo, si tecleas “informática” en Google, irás as páginas que sean de esta modalidad, pero aparte de esto, tendrás anuncios relacionados con la informática tanto en los resultados de las búsquedas como en la página que visites.

Una empresa que venda PDAs por ejemplo, puede pagar para que sus anuncios se muestren a los usuarios que navegan por Internet cuando tecleen ciertas palabras. Esto tiene mucho sentido en los negocios, ya que alguien buscando por informática será más probable que haga clic en un anuncio de ordenadores que alguien buscando otra cosa.

A pesar de lo que hemos hablado en este artículo, ni siquiera hemos tocado la superficie de lo que esta tecnología ha hecho por las comunicaciones en los negocios. Las posibilidades son innumerables y prácticamente cualquier negocio ya tiene presencia en Internet de una manera o de otra.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here