Disco duro externo

Ahora que hemos aprendido en el artículo anterior, algunas razones para salvar nuestros datos de forma regular, vamos a explorar los lugares a los que puedes enviar los datos para poder recuperarlos más tarde, en caso de tengamos un grave problema con nuestro ordenador y la información se pierda irremediablemente. Una opción es exportar tus datos a n disco duro externo.

Estos dispositivos vienen ya preparados y disponibles en cualquier tienda que tenga un departamento de informática, y por supuesto, los podemos comprar directamente online por Internet. La mayoría de estos discos duros conectan con tu ordenador de sobremesa o portátil por medio de un puerto USB, el cual ya tendrá tu ordenador si es más o menos nuevo. La instalación es normalmente una cuestión de conectar el disco duro externo y dejar que el sistema operativo lo descubra.

Muchos de estos discos vienen con un software adicional para que el dispositivo sea reconocido al instante. Una vez instalado y visible, puedes acceder a el de la misma manera que accedes a tu disco duro convencional u otro dispositivo conectado al ordenador. Hacer un backup de los datos es tan simple como hacer clic y arrastrar los archivos y ficheros que quieres salvar, al disco duro externo.

Esta es quizá la mejor solución para hacer un backup del sistema, y además la más sencilla. Todos tus datos estarán a salvo en tu disco duro externo en caso de que el sistema se vea deteriorado y haya un problema en tu equipo.

Una segunda opción, la cual está ganando en popularidad, es el almacenamiento virtual, que es salvar tus datos en una localización virtual. Hay muchos de estos sitios virtuales en la red; muchos ofrecen unos cuantos gigabytes de almacenamiento de forma gratuita pero requieren que se pague una cantidad adicional si se quiere más espacio. Esto sitios tiene importantes medidas de seguridad para poder proteger la información privada almacenada es sus servidores, por lo que podemos estar relativamente seguros de que nuestra información está a salvo.

disco duro externo portatil

De todos modos, cuando pones algún tipo de información en Internet, se debería hacer con precaución. Cualquier información que se ponga en la red, es susceptible de acabar en manos ajenas por diferentes motivos.

Si quieres, puedes hacer un backup de tu disco duro en otras plataformas como son CDs, DVDs o en discos flash. Hoy en día, los CDs ya no son la forma más común de guardar nuestros datos, ya que tienen un relativamente pequeño espacio de almacenamiento, y son mejores para cosas puntuales, como grabar música, documentaciones, algún programa o un backup reducido para salir del paso. Los DVDs son una mejor opción, aunque la mayoría están diseñados para solo hacer una grabación y no se pueden sobrescribir, aunque existen modelos que pueden grabarse muchas veces.

Los dispositivos flash, en comparación, pueden manejar unos cuantos gigabytes de información y pueden ser sobrescritos de la misma manera que lo haría con un disco duro normal. El inconveniente es que los grandes discos flash pueden ser costosos, lo cual hace que un backup total pueda resultar algo caro, aunque como todos los dispositivos de este tipo, tienden a bajar de precio con mucha rapidez.

De todos modos, si tu disco duro “muere” repentinamente, lo más seguro es que pierdas algunos datos. Sin embargo, si te obligas a realizar un salvamento de datos cada cierto tiempo, limitarás el daño causado enormemente. Es mejor perder unos cuantos archivos, que un buen montón de trabajo e información que tenías acumulado hace tiempo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here