Red Wifi

Si has estado en un aeropuerto, librería y hotel recientemente, lo más seguro es que hayas estado en medio de una red Wifi. Mucha gente utiliza estas redes inalámbricas, también llamadas wireless o 802.11, para conectar sus ordenadores en casa, y un número creciente de localidades usan esta tecnología para proveer de acceso de bajo coste a Internet a sus residentes. En un futuro a la vuelta de la esquina, las redes Wifi estarán tan extendidas, que se podrá acceder a Internet desde cualquier sitio, sin usar ningún tipo de cable.

Wifi tiene muchas ventajas. Las principales bien pueden ser su fácil configuración e implantación, y por supuesto su económico precio. En áreas donde la cobertura es la adecuada, podrás ir de un sitio a otro con tu ordenador portátil sin notar en ningún momento una perdida de servicio.

¿Como funciona Wifi?

Empezaremos con unos principios básicos. Un red wireless o sin cables, usa ondas de radio como hacen los teléfonos móviles y las equipos de radio que conocemos. De hecho, la comunicación a través de una red Wifi es muy parecida a una comunicación de radio bidireccional. Esto es lo que ocurre:

  • El adaptador wireless de un ordenador traduce datos a una señal de radio y la transmite usando una antena.
  • Un router wireless recibe la señal y la decodifica. A continuación envía la información a Internet usando una conexión física por cable, usualmente Ethernet.

El proceso trabaja de igual modo al revés, con el router recibiendo información de Internet, traduciéndola a una señal de radio y enviándola a un adaptado wireless localizado en el ordenador.

Las radios usadas para la comunicación Wifi son muy similares a las radios usadas en los walkie-talkies, móviles y otros dispositivos. Pueden transmitir y recibir señales de radio, y pueden convertir unos y ceros en ondas de radio. Sin embargo, las “radios” Wifi tienen algunas diferencias importantes de otras radios:

  • Transmiten a frecuencias de 2.4 GHz o 5 GHz. Esta frecuencia es más alta que las utilizadas en teléfonos móviles y walkie-talkies. Una alta frecuencia permite a la señal transportar más datos.
  • Usan los estándar de red 802.11 la cual tiene algunas variantes.
  • Las radios Wifi pueden transmitir en tres bandas de frecuencia, o pueden saltar entre las diferentes bandas cambiando dichas frecuencias. Este cambio de frecuencia impide que se produzcan interferencias y permiten que varis dispositivos Wireless usen la misma conexión simultáneamente.

Las variantes anteriormente mencionadas, dan un diferente rango de funciones y usos al mismo protocolo proporcionando un amplio rango de posibilidades en diferentes entornos. Dentro de 802.11 tenemos:

  • 802.11b, la cual fue la primera en alcanzar el mercado. Es el estándar más lento y menos caro, y cada vez es menos común ya que otros estándar más rápidos, que mencionaremos a continuación, cada vez son más baratos. 802.11b transmite con una frecuencia de 2.4 GHz y puede manejar hasta 11 megabits de datos por segundo.
  • 802.11g también transmite a 2.4 GHz por segundo, pero es mucho más rápido que 802.11b, ya que funciona hasta 54 megabits por segundo.
  • 802.11a transmite a 5 GHZ y puede alcanzar los 54 megabits por segundo. Otros estándar más modernos, como 802.11n, pueden incluso ser más rápidos que 802.11g, aunque en el momento de escribir este artículo no está todavía terminado del todo.

Si múltiples equipos disponen de un adaptador Wifi, pueden conectar al mismo router para conectarse a Internet. La conexión es fiable y virtualmente invisible. Si el router falla, o si mucha gente se quiere conectar y consumir ancho de banda al mismo tiempo, puede haber lentitud y conexiones rotas.

Como construir una red Wifi

Si quieres aprovecharte de las ventajas de los llamados hotspots o entornos Wifi ya existentes, o empezar a construir una red wifi en casa, lo primero que tendrás que hacer es asegurarte de que tu ordenador tiene el equipamiento necesario. La mayoría de los ordenadores portátiles modernos y algunos de sobremesa ya vienen con tarjetas wifi integradas en su interior.

Si tu portátil no tiene una, puedes comprar una de estas tarjetas o adaptador wireless que conecta directamente al slot para la tarjeta o a un puerto USB. Los ordenadores de sobremesa pueden usar adaptadores USB, o puedes comprar un adaptador que se conecte a uno de los slot PCI dentro la carcasa del equipo. Muchos de estos adaptadores pueden usar todos los estándar 802.11, aunque revisa primero lo que vas a comprar.

Una vez que hayas instalado tu adaptador wireless y los driver que te permita operar con ellos, tu ordenador debería ser capaz de descubrir automáticamente redes existentes. Esto significa que cuando enciendes el ordenador en un entorno wifi (hotspot), el propio equipo te informará que la red existe, y te preguntará si te quieres conectar a ella. Si tu ordenador es algo antiguo, puede que tengas que usar un software para detectar y conectar a dicha red.

Poder conectarse a Internet en hotspots públicos, como aeropuertos, hoteles, cafeterías, etc, es muy conveniente, pero tener wifi en casa es bastante aconsejable y cada vez más usado. Te permite, por ejemplo, conectar múltiples ordenadores y moverlos de sitio sin tener que conectar y desconectar cables, con todo lo que implica rediseñar estructuras de cableado. La comodidad de poderte conectar a Internet desde cualquier punto de la casa es realmente de agradecer, y nos proporciona una gran flexibilidad.

Si tienes en casa varios ordenadores, ya sean portátiles o de sobremesa,  puedes crear una red wifi con un punto de acceso inalámbrico. Si tienes unos cuantos ordenadores que no están conectados entre si, o si quieres reemplazar tu red ethernet, necesitarás este tipo de router inalámbrico. En este único dispositivo, tendremos incorporado los siguientes elementos:

  • Un puerto para conectar al cable de la toma del teléfono o al modem ADSL
  • Un router, el cual nos dará a Internet a todos los equipos de la red
  • Puertos o conexiones ethernet, donde se pueden conectar ordenadores por medio de un cable.
  • Un firewall, para temas de seguridad
  • Un punto de acceso wireless, para el acceso sin cables

NOTA: Hoy en día, y en la mayoría de los sitios, cuando contratas un servicio de ADSL a una de las compañías dedicadas a ello, te entregan un router wireless ya preparado para funcionar con Wifi, aunque suelen cobrar el servicio aparte teniendo que pedirlo por separado. Infórmate bien.

Hay que tener en cuenta que para conectar a Internet, seguiremos necesitando realizar un contrato con una ISP, aunque para acceso local o interno, podemos tener una red wifi totalmente operativa con un router inalámbrico.

Un router wireless te permite usar tanto cables ethernet como señales inalámbricas para conectar tu ordenador a otros ordenadores, impresoras, Internet y a más recursos. La mayoría de los puntos de acceso caseros dan una cobertura de entre 30 y 40 metros en todas direcciones, aunque las paredes y puertas pueden bloquear la señal. Si tu casa es muy grande, puedes comprar repetidores para aumentar el rango de tu router.

Al igual que los adaptadores wireless, muchos router pueden más de un rango dentro del estándar 802.11. Los router 802.11b son algo más baratos, pero también un poco más lentos que los routers 802.11a y 802.11g, pero puedo decir por experiencia propia, que para uso casero e incluso para pequeñas empresas funciona de maravilla, auque esto es una opinión personal. Si quieres algo mas potente, aconsejo 802.11g que por supuesto funciona mejor aunque habrá que gastarse algo más del presupuesto.

Una vez que has conectado tu router, debería empezar a funcionar con su configuración por defecto. La gran mayoría de este tipo de routers te permite cambiar la configuración por medio del navegador Web. Si el router que has comprado viene sin instrucciones, prueba a poner en la barra de direcciones la URL siguiente: http://192.168.0.1 y pulsa enter. Dependiendo del modelo, la contraseña será diferente por defecto. Si no la sabes, busca en Internet por el modelo y marca para averiguarlo. Antes prueba con el user admin, y la contraseña admin.

En la configuración podrás seleccionar las siguientes opciones:

  • El SSID, el cual será el nombre de la red wifi con la que vas a funcionar. La configuración por defecto es normalmente uno elegido por el fabricante aunque puedes poner el que quieras.
  • El canal que el router usa. Muchos routers usan por defecto el canal 6. Si vives en una casa donde tu vecino también tiene una red wifi y usa el canal 6, puede que notes interferencias. Cambiando de canal debería eliminar el problema.
  • Las opciones de seguridad del router. No es mala idea cambiar la contraseña de acceso al router ya que si la dejas por defecto, corres el riesgo de que cualquier se cuele en tu red.

La seguridad es una parte importante en una red inalámbrica, sobre todo si la tienes en casa. Si configuras el router para crea un hotspot amplio en tu área, cualquiera con una tarjera de red wireless será capaz de usar tu señal. A no ser que quieras compartir tu conexión inalámbrica con otras personas que puede que ni conozcas, lo mejor será tomar algunas precauciones.

Para mantener tu red privada, puedes usar algunos de estos métodos:

  • WEP (Wired Equivalency Privacy) – Usa una encriptación de 64 a 128 bits. Cualquiera que quiera una red habilitada para WEP, debe saber la clave WEP, la cual suele ser un una contraseña numérica. Hoy en día no está considerada el método más seguro en una red wifi ya que existen herramientas que pueden desencriptar la contraseña.
  • WPA (Wifi Protected Access) – Es el siguiente paso a WEP, y por supuesto es más seguro. Integra claves temporales integradas en el protocolo de encriptación. AL igual que WEP, WPA tiene que ser incorporada con una contraseña.
  • Filtro por MAC (Media Access Control) – el cual es una forma diferente con respecto a las anteriores. Aquí no hace falta contraseña, ya que usa la dirección física del ordenador para dar el acceso. Cada ordenador tiene su propia dirección MAC o hardware. Los filtros MAC solo permiten al ordenador que tu especifiques con esta dirección física, para acceder a la red wifi. Por ello, debes saber de antemano qué ordenadores vas a permitir que disfruten de tu red inalámbrica. Es un método bastante seguro, pero si alguien nuevo quiere usar tu red Wifi, tendrás que recordar incluirlo en la lista de direcciones MAC permitidas.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here